Cachopitos de tapa


Don Cachopo, otra de las palabras mayores de la cocina asturiana. No deja de ser un filete relleno de carne (jamón o cecina) y queso. A mi me gusta especialmente con cecina por ese sabor ahumado que le otorga. Lo más difícil es elegir el queso. Parece ser que hay uno que venden solo a los restaurantes para estos menesteres. Me gusta una mezcla de un queso suave con roquefort. En este caso hemos elegido un manchego y paletilla ibérica. Como carne van bien filetes grandes y finos como pueden ser la cadera y la tapa. Hoy tapa. Acualmente se está poniendo de moda hacerlos con carne de cerdo. Cocinemos.

Ingredientes:

Elaboración:


Espalmamos los filetes. Los cubrimos con queso y jamón ibérico y encima otro filete.


Los pasamos por harina, huevo batido y pan rallado.


Los hacemos fritos. Los hemos servido con un hervido de patatas y acelgas. Una piparra. Detalle.

Es toda una institución culinaria que parece que nació en un restaurante llamado Pelayo en Oviedo hoy ya cerrado. Hay concursos de todo tipo donde se valora el relleno, la textura de la carne, e incluso el tamaño del cachopo. Como tienden a ser enormes pidiendo un gran cachopo tenemos para dos o tres personas dependiendo de los entrantes, aunque siempre hay alguien que se lo come entero el solo. Pues a intentarlo. Buen dorado crujiente, carne tierna y relleno jugoso son las claves de un buen cachopo. Buen provecho a tod@s.