Pinchos ibéricos de mi madre


Los verdaderos pinchos morunos son de cordero con especies árabes como el Ras al Hanout. Hay otro tipo que podríamos llamar ibéricos que se adoban básicamente como el chorizo o el picadillo. Y luego hay variedades en la que se introduce algún ingrediente más como cúrcuma, curry, romero, tomillo etc. Hoy haremos el adobo tal como lo hacía mi madre en León, el básico. Venga, sin escalas a la cocina.

Ingredientes:

PERSONAL MENTE PREFIERO EL CABECERO

Elaboración:


Troceamos el cabecero o aguja de cerdo. La adobamos con todos los ingredientes y dejamos en la nevera 24 horas. Al día siguiente lo sacamos y ensartamos la carne con 5 o 6 trozos de carne cada una.


Las pasamos por la plancha o parrilla hasta que se dore bien y cojan es color tostado, que no negro.


Dos presentaciones: uno con patatas paja y espárragos y otra con alioli y piparra.

A LA BRASA O PARRILLA CON UNAS CHULETAS DE CORDERO

Estos pinchos son los que más habitualmente encontramos exceptuando Andalucía, Ceuta y melilla. Hay quien introduce el picante en forma de cayena o pimentón, pero nos arriesgamos a no satisfacer todos los paladares de nuestros comensales. Así que si no conocemos sus gustos es mejor no utilizarlo. Se suele pedir como aperitivo un pincho por barba. Y son más baratos que los de cordero. Buen provecho a tod@s disfrutando esta tapa.