Rabitos de cerdo guisados


Esta es una receta muy poco conocida que hacía mi tíabuela. Parece que no es nada, pero en realidad es una delicatessen. Con un ingrediente bien barato como unos rabitos de cerdo y un poco de verdura condimentado con unos pocos aromatizantes. Vamos a cocinar este humilde plato.

Ingredientes:

Elaboración:


Aunque ahora vienen muy limpios, si los rabos tienen pelillos los eliminamos con un quemador. Los escaldamos en agua con sal por 10 minutos. Retiramos y los partimos en trozos. En una cazuela sofreímos toda la verdura someramente. Incorporamos el rabo troceado.


Vertemos el vino, el caldo, las especias, y, si hace falta, agua. Tres horas al chup-chup (Nivel 2 de 9) con la cazuela tapada. Destapamos la cazuela.


Retiramos el rabo, colamos el caldo, añadimos a este la manteca y dejamos reducir a fuego vivo hasta la textura que nos guste.


Freímos mientras los ajetes tiernos y los espárragos verdes y reservamos para el momento de emplatar.


Añadimos al caldo la manteca colorá casera y cocinamos hasta que la salsa tenga la textura que deseamos.


Emplatamos los trozos de rabos con los ajetes y los espárragos y napamos con la salsa. Toca comer y mojar.

Solo os digo una cosa: os sorprenderá sin duda alguna. Y ya sabéis, del cerdo, hasta los andares. Buen provecho a tod@s.