Brochetas de pollo adobado

Hoy que hacía buena noche, al final de la cena ya hacía fresquito, han venido a cenar mi hijo pequeño con su novia. Hemos decidido obsequiarles con unas brochetas de pollo adobado con verduras al horno que nos han sorprendido gratamente a los cuatro. Cocinemos los platos.

Entrantes:


Unos langostinos alistados al horno durante 4 minutos con sal gorda, gazpacho y todo acompañado de una sidra casera que hace nuestra prima de Gijón en su granja. Como veis ni siquiera está etiquetada.

Ingredientes:


Elaboración:


A mediodía hemos cortado en trozos más o menos cuadrados las pechugas y los hemos adobado con pimentón, orégano, ajo, sal y un poquito de aceite y reservado en la nevera. Ya a última hora de la tarde los hemos dispuesto sobre papel de aluminio para calcular cuantos trozos pondríamos por brocheta. Por último empezamos a ensartar el pollo alternando con el pimiento y la cebolla. Acabamos la brocheta con un tomate cherry.


Los depositamos en una fuente de horno forrada con papel de horno o aluminio y metemos a 200º arriba y abajo. A los 15 minutos les damos la vuelta y asamos 15 minutos más. Total 30 minutos. apagamos el horno y dejamos los pinchos dentro para que no se enfríen mientras acabamos los entrantes. Unidad y detalle.

Es obvio que ha habido unos entrantes pues tocábamos solo a dos pinchos o brochetas por barba. Han sido langostinos alistados y un vaso unos y cuenco otros de gazpacho. Todo acompañado de sidra natural. Buen provecho a tod@s.