Riñón de ternera al Montilla-Moriles


Habitualmente es al jerez, pero a mí, para cocinar me gusta más este tipo de vino. Otra salvedad, el riñón de vacuno es multilobulado y por eso más difícil de limpiar que el de cerdo u oveja. El riñón de lechal lo hago simplemente a la plancha. Recental, cerdo y ternera hay que prepararlos previamente. Vamos con un riñón de ternera. Primero lo preparamos y luego lo cocinaremos.

Ingredientes:

Elaboración:


Preparamos agua con sal y vinagre. Escaldamos lo justo para que empiece a hervir. No suele salir espuma. Volvemos a hacer la misma operación, y, a la segunda ya suelta su espuma. Ya podemos quitar la grasa y la piel del riñón.


Pero, no nos paramos aquí. Una vez pelado, desgrasado, troceado y limpio de sus cálices, lo metemos en agua fría con sal y vinagre nuevamente. Hemos conseguido así que no sepa ni huela a orina y poder hacer un plato delicioso.


Para guisarlo vamos a utilizar ajo, cebolla y perejil picados. Pimentón o carne de choricero. Así de simple. Freimos la cebolla y el ajo. Agregamos nuestro pimiento, revolvemos e incorporamos nuestros riñones limpios y troceados. Cocinamos un rato.


En cuanto cojan color nuestro vino. Y cuando casi estén acabados el perejil. Lo hemos acompañado de un pisto de pimientos y cebolla y nuestra piparra. Que no falte. Y de postre fruta picada.

Ya conocéis mi pasión por la casquería. Mollejas y riñones las que más me gustan, pero nunca despreciaré el hígado, los sesos, las criadillas o los intestinos de cordero. Hoy he elegido un buen riñón de ternera. Buen provecho a tod@s.