Arroz meloso con costillas y sobrasada

Cada vez veo más publicaciones donde se usa la sobrasada como condimento, probablemente importado de las islas baleares. Me he decidido a elaborar un arroz meloso con este ingrediente. El próximo llevará además de costillas, boletus, por indicación de mí hijo. Pero la verdad es que me ha sorprendido su sabor y pienso repetirlo. He usado cuatro medidas de caldo por uno de arroz. Pues vamos a ello. A la cocina.

Caldero murciano

Receta del restaurante “El Caldero” transmitida a Fernando Jorquera por Manolo, hijo del “Rapao”, dueño del restaurante. Prácticamente igual es la receta de Mº LUZ PIÑEYRO GARCIA, murciana de 80 años: “Siempre es un buen momento para degustar un nutritivo y delicioso plato de arroz, lleno del sabor de nuestros mejores pescados. Con un caldo consistente y mucho mimo conseguiremos dar el punto a este arroz “caldoso” o “caldero” realizado en recipiente de hierro colado o acero inoxidable“. Pues hoy comeremos un caldero murciano. A trabajar.

Arroz meloso con pulpitos y salmorra

Con diversas modificaciones y diferentes formas de cocinado, se consume por todo el mediterráneo español. Aquí en la zona levantina nos llamará la atención el ponerle cebolla al arroz, ya que poquitos arroces incluyen este ingrediente, pero nos sorprenderá gratamente. Se trata del arroz con pulpitos, pimiento y coliflor. Otra variante es hacerlo con habitas tiernas, o en paella con alcachofas. Pero hoy lo haremos simplemente con salmorreta y un buen caldo. La SALMORRETA ya la tenemos hecha y os remito al enlace pues ya esta publicada. Y también tenemos hecho un caldo de pescado. Estos pulpitos no son crías del pulpo común. En muchos sitios los llaman cabezones o cabezudos y se diferencia del común en que en los tentáculos, tienen solo una hilera de ventosas y no dos como en el común.

Arroz con acelgas/Arròs amb bledes

Este es el arroz que más le gusta a mi hermano mayor. Somos muchos y cada uno tiene su preferido. El de mi padre era el de judías y napicoles. Todos los ingredientes, menos los caracoles suelen estar habitualmente en casa. Así que hemos ido a comprarlos. Ya venían purgados y lavados. Como no son de monte los cocemos con tomillo y romero. Dejémonos de rollos y a batallar en la cocina.