LOMO ADOBADO CASERO CON PATATAS CON TOMATE Y CHORICERO

Por un lado, sabéis que me gusta, cuando puedo, hacer mis propios adobos y, por otro, estas patatas se cocinan mucho como acompañamiento en mi casa. La conclusión lomo adobado casero con patatas pobres con tomate. Este es un lomo ibérico que me trajo de Huelva la familia Ochoa, íntimos amigos. Pues pensé que debía de adobarlo personalmente. Dos veces a la cocina, una para adobar y otra para acabar el plato.

Cachopitos de tapa

Don Cachopo, otra de las palabras mayores de la cocina asturiana. No deja de ser un filete relleno de carne (jamón o cecina) y queso. A mi me gusta especialmente con cecina por ese sabor ahumado que le otorga. Lo más difícil es elegir el queso. Parece ser que hay uno que venden solo a los restaurantes para estos menesteres. Me gusta una mezcla de un queso suave con roquefort. En este caso hemos elegido un manchego y paletilla ibérica. Como carne van bien filetes grandes y finos como pueden ser la cadera y la tapa. Hoy tapa. Acualmente se está poniendo de moda hacerlos con carne de cerdo. Cocinemos.

Lomo adobado y curado en casa

Me gusta hacer fiambres en casa. Tenemos HUEVAS, y también hemos hecho CHORIZO y como no ANCHOAS CASERAS. Este lo podíamos haber dejado más tiempo pero ha salido así. Tengo otras elaboraciones donde ha quedado muy curado. Si a alguien le interesa que pida la foto. En todo caso muy rico. Lo que pasa es que cuando empieza el calor hay que sacarlo para que no se estropee. Cocinando que es gerundio.

Torreznos de Soria

En el «Lazarillo de Tormes» aparecen referencias a la preparación de torreznos: sangraba el avariento fardel, sacando no por tasa pan, más buenos pedazos, torreznos y longaniza. Siguiendo la ruta de uno de estos poderosos derivados de la matanza del cerdo nos adentramos en tierras sorianas para conocer los secretos del Torrezno de Soria, sencillo y crujiente manjar que ya va asociado a una Marca de Garantía. En la actualidad –añade-, lo que se valora y cotiza del cerdo es su carne, no su grasa. Por ello, la industria cárnica ha evolucionado cruzando cerdos que genéticamente presentan menos grasa y proporcionando a los animales una alimentación más controlada. Los cerdos hoy en día parecen atletas y su ventresca, que es ahora menos grasa y más entreverada, es la mejor para la elaboración de torreznos. Es la parte de la panceta con más carne, salada y semicurada. Piel o corteza dura y el resto más tierno. Tal y como yo lo cocino necesita primero una lenta para que burbujee la piel y luego una rápida y a fuego fuerte para dorarlas. Y hay que hacer una y enseguida, después de la otra. Fue mi error en las primeras que hice. Podemos hacerlos precortados pero quedan menos tiernos en su interior a la hora de comerlos y cortarlos. Cocinemos.

Solomillo de cerdo con salsa Roquefort

La salsa en cuestión es una salsa que utilizamos mayoritariamente para la carne, aunque podemos usarla también con pescados azules a la plancha. Lógicamente podemos cambiar el roquefort por queso azul (más barato) o por cabrales más caro pero sublime con unos cachopos, por ejemplo. Hoy vamos a elegirla para hacer unos simples solomillos de cerdo en filetes gruesos. Vamos a cocinar.