Solomillo adobado casero con patatas y tomate.

Siempre que puedo me gusta adobar mis ingredientes. En el caso de la carne de cerdo el adobo es siempre el mismo, el de mi madre, salvo raras excepciones. La triada ajo, orégano y pimentón es inamovible. Luego añadiremos o no otros ingredientes. En este caso hemos adobado un solomillo de cerdo durante unos días para luego cocinarlos con unas patatas panadera con tomate. Elaboramos entre cocina y fresquera.

Figatells clásicos.

Cuando era pequeño, no soportaba el hígado. Así que me quedé algunos días sin comer. Ahora lo como de todas formas; empanado con ajo y perejil, encebollado, en paté o simplemente a la plancha. Donde yo vivo es muy difícil encontrar la mantellina, o como dicen en Castilla el manto o el redaño. El otro día mi carnicero me había guardado unos cuantos redaños. Así que me he decidido a hacer unos Figatells. Rápidamente a la cocina a aprovechar esos redaños.

Pinchos morunos de mi madre

Los verdaderos pinchos morunos son de cordero con especies árabes como el Ras al Hanout. Hay otro tipo que podríamos llamar ibéricos que se adoban básicamente como el chorizo o el picadillo. Y luego hay variedades en la que se introduce algún ingrediente más como cúrcuma, curry, romero, tomillo etc. Hoy haremos el adobo tal como lo hacía mi madre en León, el básico. Venga, sin escalas a la cocina.

Costillar asado simple

El costillar de cerdo es otra de las piezas que utilizamos mucho en casa, tanto por su sabor como por su precio. Ya sea con picada de ajo y perejil, con hierbas, con mostaza o simplemente salpimentadas y asadas con brandy, vino y agua como las vamos a hacer hoy. El secreto en este caso es ir volteando y regando cada vez con los líquidos integrantes. Pero menos rollo y a cocinar.