Bacalao dorado – Bacalhau dourado

Lisboa, Portugal. El bacalao nacional en Portugal y muy típico de su capital, Lisboa, es el BACALHAU DOURADO O À BRAS (cambia su denominación según las regiones) con finísimas patatas paja. Es quizás el bacalao más conocido fuera de las fronteras de Portugal. En Lisboa concretamente existe una pequeña variante que añade zanahoria a la paja muy fritita y se le conoce con el nombre de bacalao espiritual.

Bacalao a la llauna

El bacalao está presente en la cocina catalana desde tiempos inmemoriales, pero, como en todo, siempre hubo una primera vez, un origen de esta tradición. Fue allá por el siglo XI que los catalanes viajaban hasta Terranova en los barcos de los pescadores vascos. Eran los mares de Islandia su destino y la captura de ballenas su principal propósito. Pero la sobrepoblación de bacalaos en aquellos mares del Norte era tal que estos aprovechaban para capturarlos. Por las cualidades del bacalao, y las técnicas de conservación de los islandeses, este pescado permitía mantenerse y conservarse durante muchos y muchos días sin estropearse. Era así como llegaba hasta los hogares de los catalanes, que podían comer bacalao a lo largo del año gracias a las técnicas de salazón. Cocinamos.

Bacalao con pisto y garbanzos

Otro plato de aprovechamiento donde utilizamos pisto y garbanzos sobrantes de otros guisos que vienen bien para quien respeta la cuaresma, pues utiliza bacalao como elemento proteico. Pues nada hagamos un bacalao con pisto y garbanzos. Excepto por el bacalao que hay que desalarlo desde el día anterior, el plato lo tenemos hecho en veinte o treinta minutos. A cocinar se ha dicho.

Bacalao al ajoarriero fácil

Plato sencillo basado en bacalao, hortalizas y aromatizantes que no tiene una receta; esta cambia según regiones, comarcas, pueblos e incluso familias. Yo os presento la que hacemos en casa sin el pimiento morrón asado porque no tenía, se lo acabó mi doña ayer para cenar. También hay una originalidad, hemos cambiado el pimentón rojo por salmorreta. Por lo demás es la receta familiar. ¿que tenemos que hacer? Pues vamos a ello.

Bacalao al pil pil

Esta receta la aprendí de mi gran amigo Emilio Catalina. Receta de un resultado sorprendente con tan solo cuatro ingredientes; a saber: bacalao desalado, aceite, ajo y perejil. Como dice Emilio un ajo por cada tajada de bacalao y mucha paciencia para menear la cazuela. Yo añadiría un quinto ingrediente que es el pan. Una salsa de sorprendente sabor. Nos aventuramos en la cocina.

Espencat con bacalao

Hemos publicado ya el espencat de melva, el de anchoas caseras y bonito en escabeche y de atún. Nos queda el más tradicional en Valencia, el de bacalao. He comprado unas migas de bacalao para hacer un bacalao dorado y me he reservado unas migas para hacer este guiso. Guiso que por otra parte hacen los valencianos con mucha frecuencia. Pues nada, teníamos pimiento rojo y berenjena asada y nada más hemos tenido que desalar unas migas y hacerlas en tiras. Ya tenemos el «pentaunvirato» del espencat completo. Vamos a verlo.

Bacalao dorado

Lisboa, Portugal. El bacalao nacional en Portugal y muy típico de su capital, Lisboa, es el BACALHAU DOURADO O À BRAS (cambia su denominación según las regiones) con finísimas patatas paja. Es quizás el bacalao más conocido fuera de las fronteras de Portugal. En Lisboa concretamente existe una pequeña variante que añade zanahoria a la paja muy fritita y se le conoce con el nombre de bacalao espiritual.

Soldaditos de Pavía. Bacalao rebozado a la madrileña

Los soldaditos de Pavía constituyen un aperitivo típicamente madrileño, así como de algunas partes de Andalucía, que consta de una fritura de bacalao rebozado acompañado de pimiento rojo. Hay autores que afirman que fueron concebidos en una taberna de la calle de Tetuán en Madrid, Casa Labra, que junto a Casa Revuelta sirven el mejor bacalao rebozado y crujiente de Madrid. La receta de casa Labra lleva huevo en el rebozado, la nuestra, la que os presentamos no. Otra variante, los hemos dejado unas horas adobándose con ajo y perejil. Vamos a cocinar que llegamos tarde.