Salsa pesto

El pesto es una salsa típica originaria de la Liguria (Italia). Su ingrediente principal es la albahaca o mejor, albahaca genovesa. Además de la albahaca, se muelen piñones y ajo, todo ello aderezado con queso parmesano y/o queso de oveja (pecorino, dependiendo de las tradiciones locales), y aceite de oliva. La palabra «pesto» viene del genovés pestare, que significa machacar o moler en un mortero, que es la forma en que tradicionalmente se prepara esta salsa. Pues a cocinar que es relativamente fácil.

Patatas bravas sin tomate

¿Quién no conoce y ha comido unas patatas bravas? Seguro que todos las habéis probado. A diferencia de las PATATAS ALIOLI estas se sirven calientes, acabadas en el momento. Lo único que tenemos que tener es unas patatas poco cocidas y la salsa brava hecha. En el momento de servirlas, freímos las patatas y las napamos con la salsa brava que podemos tener caliente o calentar en el microondas. Es la forma en que conseguimos una patata tierna por dentro y crujiente por fuera. En cada bar saben diferente según la receta que se use para la salsa. En mi casa hacemos dos, una con y otra sin tomate. Hoy hemos elegido la que no lleva tomate porque es un poco más laboriosa.

Salsa boloñesa

La boloñesa o bolognesa (“ragù bolognese”) es una salsa muy comúnmente usada para acompañar pastas (una de las más comunes es la tagliatelle alla bolognese). Es una salsa espesa, de color rojo, muy empleada en las comarcas cercanas a Bolonia. Sus ingredientes principales son, por un lado, la carne picada de ternera, mezclada con carne picada de cerdo, y por el otro, hortalizas varias como zanahorias, apio, cebollas y tomates todo ello en forma de salsa de tomate. Nosotros no utilizamos el apio ni mezclamos la carne con cerdo. Ternera pura y dura. Los usamos para espaguetis o macarrones, para empanadillas o para rellenar hojaldres. Un ratillo a la cocina.

La mahonesa o mayonesa

Mahonesa o mayonesa, salsa o emulsión de origen menorquín emparentada con el alioli. De hecho, si le añadimos ajo obtenemos la ajonesa, diferente del verdadero alioli que solo lleva ajo y aceite. Se puede considerar una salsa base, pues además de la ajonesa obtenemos con ella salsas como la rosa o la tártara. Un rato en la cocina.

La salsa bechamel

La salsa bechamel es una «salsa madre», base de muchas otras salsas. (salsa Mornay, Soubise, Aurora, indiana y Escoffier). La bechamel o salsa blanca es una salsa, más bien espesa, cuyo origen se le atribuye a la cocina francesa e italiana. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, se puede elaborar más o menos espesa. Espesa cuando vamos a elaborar unas croquetas. Cuando se usa para canelones, lasañas o para las espinacas a la crema, se suele hacer más ligera y fluida. Sirve para espesar los jugos de guisos y asados dándoles una cierta untuosidad. Permite también dar un acabado ligado y cremoso a las sopas llamadas «cremas», como la crema de champiñones, de espárragos, de espinacas, etc. o como cuando se prepara para relleno de pimientos o para hacer el famoso soufflé francés. Algunas de las variaciones son famosas incluso para los niños, como en el caso de la salsa Villeroy, que se emplea en los rebozados de algunos platos como el pollo a la Villeroy. Cuando se añade mostaza y vino blanco se tiene la salsa Thermidor, empleada en la elaboración de pescados o marisco (langosta Thermidor). Hagamos la prueba en la cocina.

La salmorreta

La salmorreta es una salsa típica de la provincia de Alicante. Los ingredientes básicos son la ñora, el ajo, el aceite y el tomate. ​Luego cada familia tiene su versión. En mi familia añadimos perejil y pimentón. Estos ingredientes se suelen preparar en un sofrito, finalmente se pican sus ingredientes hasta que logran adquirir una consistencia de salsa. Es empleada frecuentemente en los platos de arroz alicantino, especialmente en aquellos que inlcuyen como ingrediente pescado o marisco, como es el arroz a banda. Os presentamos nuestra receta. Manos a la obra en la cocina.