El ajoblanco

Llega el calor y es tiempo de hacer sopas que se comen frías. Aunque en mi casa se come con melón, también lo hemos probado con uvas. El ajoblanco (escrito también a veces como ajo blanco) es una sopa fría muy popular de la gastronomía de Andalucía y Extremadura. Se compone de pan, almendras molidas (en tiempos de escasez, como en la posguerra, se ha venido usando en ciertas zonas harina de habas secas), ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre. Se suele tomar acompañado de uvas o trocitos de melón. Recientemente me han hablado con satisfacción de las pasas como acompañamiento. Es un plato que hemos comido con asiduidad cuando éramos pequeños en casa de mi madre como entrante. Cocinemos a nuestro gusto.

Ingredientes:

Elaboración:


Trituramos las almendras remojadas y las disponemos sobre el pan mojado. En teoría debe ser solo miga de pan, pero yo uso pan entero pues es más cómodo y también queda blanco; la imagen es importante. Vertemos un vaso de aceite, la sal y un vaso de agua.Mezclamos todo bien con una cuchara.


Nos queda una crema espesa que probaremos. Echamos ahora vinagre, ajos y agua hasta conseguir el sabor y la textura deseada quedando mas parecido a un gazpacho que a un salmorejo. Plato acabado.


Picamos una rodaja de melón en un cuenco y vamos cubriéndolo con el ajo blanco. Listo para comer.

Este plato pudo haber tenido su origen en la gastronomía romana, o más probablemente en la gastronomía griega, lo que resulta raro ya que la almendra parece que la intrdujeron los árabes. Se disputan Aceuchal, Almáchar, Palomas y Puebla de la Reina la invención del ajoblanco, pero de lo que nadie duda es del origen humilde del plato. Es en Almáchar donde veneran este manjar, en la fiesta gastronómica del Ajoblanco, la más antigua de la provincia de Málaga cuyo primer festejo data de 1968. Es muy popular en Málaga, Granada y Almería donde se come más espeso, como una crema. También en el sur de Extremadura. Buen provecho a tod@s.