La espardenya

Este plato es un gran desconocido para la mayoría de gente, incluidos muchos valencianos. Y es sin duda uno de los mejores platos de la cocina albufereña. Es un plato de lujo, pollo, anguilas, patatas, almendras y para finalizar unos huevos escalfados para darle el remate a un plato aun más barroco que la propia paella valenciana. El mejor acompañamiento para este guiso es sin duda el pan, mucho pan para sucar (mojar) en la salsa y si acaso una ensalada con lechuga, tomate, cebolleta y un chorro de aceite de oliva.


NOTA: esta es la espardenya que hacíamos cuando estábamos en Valencia y éramos unos cuantos en casa. Hoy en día para mi mujer y yo la hacemos en una cazuela ancha y baja en la inducción.

Ingredientes:


Elaboración:


Doramos un par de ajos pelados enteros con piñones y almendras y los majamos en el mortero. Lo rescataremos con un poco de la mezcla de agua y caldo. Dejamos peladas y tronchadas las patatas.


Ponemos a dorar el pollo con el resto de ajos y una cayena (opcional). Añadimos el pimentón, revolvemos y ………


rápidamente vertemos la mezcla de agua y caldo sin que llegue a cubrir totalmente el pollo. Se puede hacer solo con agua. Lo dejamos cocer a fuego medio durante 15 minutos. Seguidamente las patatas tronchadas en trozos como para un guisado y  dejamos al fuego otros 10 o 12 minutos, dependiendo de la variedad de la patata. Para terminar, añadimos las anguilas en trozos de 10 cm dejamos cocer 7 u 8 minutos más con la cazuela tapada.


Nuestro guiso está prácticamente acabado. Como colofón final, las almendras o piñones majadas en el mortero junto con los dos ajos que rescatamos con un poco de líquido. Mezclamos bien cocinamos unos minutos más y ………


estrellamos los huevos sobre el guiso. Una vez añadidos los huevos, deberemos tener cuidado de no remover el conjunto y procurar que los huevos queden con las yemas sin cuajar. Servimos en los platos y a comer y mojar pan. Detalle.

Receta que hemos hecho de siempre en la familia, pero muy de vez en cuando, pues la anguila es cada vez más difícil de conseguir, sobre todo en Madrid. El otro día mi hija encontró unas cuantas y eso me ha permitido realizar unas anguilas al horno deliciosas y he reservado una para hacer una espardenya, también deliciosa. La primera foto en paella para cuando éramos muchos; hoy en cazuela plana para dos, mi mujer y yo. Buen provecho a tod@s.