La lombarda con piñones como acompañamiento

Es un alimento robusto y barato, disponible durante todo el año en el mercado, sin embargo, la temporada ideal para consumir estas coles cultivadas al aire libre es el otoño y el invierno. Nosotros las preferimos en invierno después de haber soportado algunas heladas, pues hacen que muestren todo su esplendor culinario. Es uno de los vegetales más nutritivos y con mejor sabor de los que cultivamos en la huerta. Tiene pocas calorías, muy bajo contenido en hidratos de carbono y alto en agua. Según el MAPAMA las lombardas son ricas en fibra, vitamina C, en minerales (potasio, calcio, fósforo, selenio y azufre) y en compuestos bioactivos. La vitamina C se pierde con la cocción y también al permanecer durante mucho tiempo cortada por lo que no es aconsejable comprar lombarda precortada.

Ingredientes:


Elaboración:


Limpiamos de las hojas externas estropeadas y quitamos el centro blanco. Ahora cortamos en rodajas y luego en trozos más pequeños como en la foto.


Ponemos en la olla super rápida con unos ajos pelados y laminados a una raya de la válvula durante 15 minutos.


Cogemos una porción, echamos unos piñones y un poco de pimentón de la Vera y revolvemos. La hemos usado para acompañar unos filetes de pechuga de pollo a la plancha.

Uno de sus compuestos bioactivos más significativo son los glucosinolatos, que son compuestos de nitrógeno azufrado que al hidrolizarse forman isotiocianatos de los que hay numerosos estudios publicados, destacando sus efectos preventivos de ciertos tipos de cáncer (vejiga, de mama, de colon y de próstata). Buen provecho a tod@s.