Coca de embutido o de Mestall

Se consumen todo el año, pero es típico de la pascua, una vez pasada la cuaresma y en la Valldigna, subcomarca de la Safor los domingos y los jueves que es el día de mercado. Una masa, con fiambre valenciano conforman esta coca. Siempre se hacía en casa en cuanto acababa la cuaresma y nos pillaba a todos con ganas de carne, y si era embutido mejor. Aunque mi generación no respeta la cuaresma, ha llegado el momento de hacer una coca de Mestall. Manos a la obra.

Así me enseñó mi abuela paterna a hacer la masa de coca. Sin embargo la que comemos hoy es la única que hacía con harina de maíz y la verdad es que no se la razón.

Ingredientes:


Elaboración:


Mezclamos el harina, el agua con la levadura diluida, el aceite y poco de sal.


Amasamos bien hasta obtener una pasta no pegajosa que dejamos levar tapada con un trapo en un lugar cálido. Amasamos otra vez y extendemos la masa sobre papel de horno. Dejamos levar por segunda vez ya extendida.


Colocamos el embutido por encima; en este caso morcilla de cebolla, longaniza y panceta. Metemos en horno precalentado a 200 grados arriba y abajo durante 25 minutos, siempre dependiendo de cada horno. Nuestra coca esta lista para consumir enseguida. Si la dejamos mucho tiempo la masa se vuelve algo correosa.

Ya sabéis que las cocas dulces o saladas son muy tradicionales en la comunidad valenciana. Hoy ha tocado presentaros la coca de Mestall, masa de coca con embutidos valencianos y acabada en el horno. Yo ya la he disfrutado junto a mi mujer y mi hijo. Sobra una ración, ¿alguien la quiere? Buen provecho a tod@s.