Piquillos rellenos con bechamel de bacalao

Hoy vamos a elaborar un plato que nos ofrecen en los restaurantes pero que llevamos haciendo en mi familia muchos años con grandes resultados ya sea como primer plato o como aperitivo. Se trata de los famosos piquillos rellenos de bacalao. Vamos al tajo en la cocina.

Ingredientes:

Elaboración:


Desalamos nuestras migas de bacalao y las picamos finamente a cuchillo. Preparamos 30 gramos de mantequilla, 30 gramos de harina y 300 ml de leche. Con ello hacemos una bechamel a la que añadimos el bacalao. A la nevera 24 horas. Escurrimos los piquillos reservando su caldo.


Rellenamos los piquillos. Los piquillos los pasamos solo por harina y huevo. Los freimos y colocamos en un plato o fuente. Detalle.


Podemos hacer muchas salsas. Esta fue una que llevaba: Nata liquida, Tomate frito, Jugo de los pimientos, Sal, Coñac, Un poco de nuez moscada. Para hoy vamos a hacer una salsa sin nata. Dos tomates pelados, un poco de vino blanco y el caldo de los piquillos. Trituramos los tomates y ponemos todos los ingredientes con un chorro de aceite a freir a fuego lento. Casi se han evaporado los líquidos y nos queda una salsa espesa. Ajustamos de sal y añadimos pimienta negra molida.


Cubrimos con esta salsa los piquillos. Plato acabado. Tres raciones de cuatro piquillos. Detalle.


Servimos con unas puntas de espárragos trigueros pasados por la plancha con un poco de aceite y sal. Detalle del plato y del corte. Como ha sobrado un poco de bechamel hacemos cuatro croquetas que pasamos por harina, huevo y pan rallado. Tenemos cuatro aperitivos como este.

Este plato estuvo muy de moda en los restaurantes hace una década o década y media, que nos sale exquisito en casa. El secreto es que la bechamel sea muy suave. Buen provecho a tod@s.