Cazuela de pulpo y langostinos

Vaciando y ordenando la nevera ha aparecido un buen trozo de pulpo y unos cuantos langostinos que ya llevaban bastante tiempo en la nevera. Hemos decidido hacer una cazuela, caldero o como queráis llamarlo de tinte valenciano. Pues cocinemos.

Ingredientes:


Elaboración:


Empezamos por machacar en el mortero las regañas que nos serviran para espesar un poco el guiso. No, no tengo ni piñones ni almendras. Es lo que hay. Vuelta y vuelta a los langostinos en una cazuela con aceite y reservamos.


En el aceite restante doramos el ajo, la cebolla y el laurel. Añadimos el tomate picado y dejamos cocinar despacio para obtener un buen sofrito. Nuestro pulpo, ya descongelado y ya cocido con su poco de jugo y el vasito de coñac. Si queremos flambeamos. Ya tenemos la base de nuestro guiso.


Incorporamos unas cucharadas de pulpa de choricero o pimentón. Revolvemos todo bien. Echamos la molida de pan de regañas y volvemos a mezclar. Que se sofría bien.


Mitad de caldo de mejillones y mitad de agua. Salpimentamos ajustando de sal.


Dejamos cocer un rato con la olla ya tapada. Adentro con las patatas, y a partir de ahí una media hora. Cociendo. Nuestras patatas ya están hechas.


Momento de reincorporar los langostinos, darle unas vueltas y en menos de cinco minutos tenemos la comida hecha. Preparar pan para mojar o cuchara para el caldito. Rico, rico, rico. Ración y detalle.

Esto es como el Vinted ese, solo que el eslogan sería si no lo usas no lo  tires, guísalo usando tu imaginación. Pues algo así hemos hecho basándonos en nuestras nociones básicas de cocina marinera valenciana. Buen provecho a tod@s.