Huevas de merluza en salazón y con mahonesa

Soy un apasionado de las huevas, sea de la forma que sea. De hecho ya publicamos la receta de huevas aliñas de la tacita de plata que podéis recordar en ese enlace. Hoy presentamos dos recetas en una. Una que se degusta al momento acompañando las huevas de mahonesa y piparras, y otra cuyo ingrediente fundamental es la paciencia. Si amigos hay que esperar a que se sequen o curen bien; las huevas en salazón. Pues vayamos ganando tiempo poniéndonos a cocinar.

Ingredientes:

Para las huevas en salazón
Para las huevas con mahonesa

Elaboración:


Comenzamos con las huevas en salazón.


Ponemos las huevas en un recipiente con una cama de sal y las cubrimos como para hacer un pescado a la sal. Pasados unos días las sacamos, quitamos la sal bajo el grifo y las secamos bien.


Las cubrimos con papel film y dejamos unos días colgadas en la fresquera. Cuando al tocarlas estén duras las metemos en una redecilla de ajos como en este caso y volvemos a colgar. Debe de haber temperaturas bajas. Cuanto más frío mejor.


Las vamos observando y tocando. En unos meses (tiempo y paciencia) estarán listas. se presenta un detalle del corte y una tapa con almendras tostadas.


Continuamos con las huevas con mahonesa.


Envolvemos las huevas en papel film y las cocemos en agua con vinagre y sal. Una vez frías las troceamos y mezclamos con guindillas picantes en vinagre (piparras). Las cubrimos con la mahonesa o alioli y espolvoreamos perejil. Ya tenemos la segunda tapa.

Pues aquí tenéis los aficionados a las huevas dos raciones o tapas bien diferentes pero igual de ricas para compartir con los amigos ante una cerveza o un buen vino. Un barbadillo o un rueda les iría perfectamente. A disfrutar. Buen provecho a tod@s.