Jurel o chicharro a la naranja de mi suegra

El chicharro, en plena temporada, está considerado como uno de los pescados más sabrosos y una auténtica fuente de nutrientes. El besugo de los pobres, como tradicionalmente se le ha llamado por su precio asequible y delicioso sabor compacto, es una de las piezas más saludables de nuestros mares. Un solo problema que son las espinas pero si le pedimos al pescadero que nos quite las de la ventresca la cosa mejora ostensiblemente; por otro lado cuanto mas grande mejor se quitan. Suelen pesar como máximo un kilo, pero los encontramos todos los días de alrededor de medio kilo. Hoy lo cocinaremos como lo hacía mi suegra, a la naranja. A esa receta nosotros hemos añadido cebolla que adquiere un sabor excepcional. A cocinar.

Ingredientes:


Elaboración:


Disponemos el jurel salpimentado en una fuente de horno donde nos quepa. Le ponemos la picada de ajo y perejil y lo apartamos a un plato para que vaya cogiendo sabor.


Hacemos un buen sofrito de cebolla, que quede bien dorada y la repartimos en la fuente de horno como cama del jurel.


Lo ponemos en el horno 5 minutos a 200 grados, bajamos a 180 grados y regamos con el zumo de naranja. Mantenemos 10 – 15 minutos más al horno.


Hemos servido con un hervido adobado con aceite y pimentón de la Vera,que nos vale de primer plato. Detalle. La última foto corresponde a un chicharro de un kilo de mi suegra que no utilizaba cebolla prácticamente nunca. Pero esa cebolla es una delicia.

Si hablamos de salud, protege contra el colesterol, aporta al organismo proteínas de alto valor biológico y es una fantástica fuente de nutrientes. El chicharro es un plato que no debería faltar en nuestra mesa. No hay razones para dejarlo fuera, sino más bien al contrario. En otro tiempo, se le consideró como un pescado menor, pero cada vez se utiliza más al más alto nivel culinario. Aparece cada vez más, en sus diversas presentaciones, en los menús y cartas de todo tipo de restaurantes. Buen provecho a tod@s.