Palometa adobada de mi madre


La palometa es un pescado sin temporada, o, dicho de otro modo, siempre está de temporada. Hasta los años 1970 fue una de las especies más abundantes y populares, por la calidad de su carne y, sobre todo, por su precio asequible, siendo de los pescados más consumidos. Su carne es muy apreciada en algunas zonas de España, sobre todo en Andalucía para preparar el adobo. Puede portar anisakis por lo que conviene congelarlo. En mi casa se ha comido mucha palometa, con TOMATE, o en escabeche, o con diferentes adobos. El adobo de hoy se usa mucho en casa por su simplicidad. Pues guisemos esta palometa adobada de mi madre.

Ingredientes:


Vista general:


Fuente y ensalada para dos. A la hora de adobar hemos reservado las orejas de la palometa para hacer un fumet con retales de verdura.

Elaboración:


Exprimimos los cítricos. Picamos los ajos y el perejil. agregamos todo a los trozos de palometa. Sazonamos. Dejamos macerar de un día para otro en la nevera, revolvíendolo todo dos o tres veces.


Al día siguiente lo sacamos y damos el último meneo. Ahora enharinamos el pescado y lo freimos. Depositamos sobre papel absorbente.


Lo pasamos a la fuente de presentación y cada uno compone su plato; en este caso con una ensalada de tomate, pepino y aguacate aderezada con sal, aceite y pimienta negra.

El fumet de pescado:


Aprovechamos las orejas que damos unas vueltas con aceite, ajo, laurel, cebolla, perejil, pimiento y zanahoria. Cubrimos de agua y echamos sal.


En treinta o cuarenta minutos de cocción tendremos el fumet hecho. Lo colamos y guardamos en un frasco para otro guiso. Se puede congelar.

La palometa negra, muchas veces nombrada simplemente palometa (Brama brama), también llamada castañeta y en algunas zonas de España conocida popularmente con el nombre de japuta. Se distribuye en el Atlántico Norte desde Noruega hasta Marruecos, además de en el Mediterráneo oeste. También está presente en otras zonas del Atlántico, en el Pacífico Sur y en el océano Índico. Es una especie pelágica y oceánica, y vive en aguas entre 12 y 24 °C, hasta los 1.000 m de profundidad, que ocasionalmente se acerca a la costa. La carne de la palometa puede estar parasitada por una larva de un tipo de tenia; se trata de una tenia que se encuentra en la palometa como huésped temporal. No es perjudicial para los seres humanos, pero puede llegar a dar una imagen muy desagradable. Buen provecho a tod@s.