Palometa con tomate


La palometa, japuta, castañeta o zapatero. Es un pescado blanco o semigraso y de agua salada. Su contenido proteico es de los más altos en los pescados, su precio no es alto y no se ha conseguido criarlo en piscifactorías por lo que hay que congelarlo por el riesgo de anisakis. Cuando lo guisamos con tomate tiene la ventaja de quedar más tierno y jugoso que el atún o el bonito. Manos a la obra.

Ingredientes:

Elaboración:


Troceamos, sazonamos, enharinamos, freimos y reservamos los trozos de palometa.


Limpiamos y troceamos el pimiento verde y los ponemos en el aceite restante. Si es necesario añadir un poco más. Pelar y cortar la cebolla en juliana; añadirla al sofrito. Sofrito hecho.


Añadimos las tajadas reservadas, el tomate frito y un chorrito de vino blanco opcional. Ajustamos de sal cocinamos un rato y hemos acabado nuestro guiso. Emplatamos y preparamos pan.

Es cada vez mayor la presencia de palometa ahumada en el mercado. Sin embargo, la especie utilizada para este proceso es otro tipo de palometa denominada palometa roja o alfonsino, de cuerpo color rojizo y carne pigmentada. La que nos ocupa (brama brama) vive en aguas del océano Atlántico, del Índico, en la costa sur del Pacífico y también en el mar Mediterráneo. Es un pescado que se suele comer en escabeche, adobado o con tomate como hacemos hoy. Otro plato de los de mojar la salsa. Buen provecho a tod@s.