Congrio con patatas a mi manera

El congrio con patatas, es un plato que nace en Astorga, una localidad perteneciente a la provincia de León, más concretamente en la zona de la Maragatería. Entre otras cosas, porque los arrieros astorganos lo cocinaban constantemente por lo factible que era adquirir sus ingredientes. Con el paso de los años, este plato se fue extendiendo por la península y sofisticando su preparación se llega a platos tan exquisitos como el congrio gallego. Hay muchas recetas; yo expongo la mía, la de mi familia materna, donde hago todo en la misma cazuela, no la salsa aparte. Ahí tenéis la elaboración.

Ingredientes:


Elaboración:


Pelamos y chascamos las patatas. Pelamos y laminamos los ajos. Salpimentamos las rodajas de congrio.


Ponemos los ajos a freir en aceite y antes de que se doren añadimos las patatas y rehogamos todo junto.


Echamos el tomate y revolvemos de tal forma que se impregne en las patatas.


Echamos el pimentón, revolvemos y rápidamente el caldo para que no se queme. A cocer.


Una vez que las patatas estén casi hechas -unos 15 minutos- añadimos el congrio salpimentado, tapamos la cazuela y en 5 minutos más nuestro plato estará acabado.


Servimos en los platos y ha comer. En las dos últimas fotos con el caldo restante hemos escalfado unos huevos y solucionado una cena. Exquisitos, por cierto.

El congrio es un pescado blanco de agua salada, contiene poca grasa, por lo que es ideal para dietas adelgazantes. Además, ofrece diversos nutrientes, que son muy beneficiosos para el organismo, como vitamina A que previene las enfermedades oculares, y el cáncer, fortaleciendo el sistema inmunológico, vitamina D que fortalece la piel y los huesos y hace que la piel y el cabello luzcan más hermosos, y complejo B que mejora la producción de hormonas sexuales y la síntesis de glucógeno. Buen provecho a tod@s.