Patatas revolconas

Las probé por primera vez en uno de los barecillos de la Plaza de España en Barco de Ávila. La base del plato es el puré de patatas, al que se da sabor con pimentón (generalmente el pimentón de la Vera dulce) y ajos. El pimentón proporciona un color rojo al mismo tiempo que un aroma especial. Suele servirse en un montón sobre un plato, que al ser emplatado se corona con unos dados de torreznos fritos que se suelen clavar en la masa. El contraste de texturas entre el crujiente cárnico y la masa caliente de la patata es una de las características de este plato. Vamos a la cocina que empieza a haber hambre.