Anchoas caseras


Existen anchoas de extraordinaria calidad en el mercado, pero pecan de ser muy caras. Cuando encuentro unos buenos boquerones me gusta hacer mis propias anchoas. Una vez han pasado tres meses, aunque lo ideal es llegar a los seis, unas veces las limpio todas y otras, saco tres o cuatro para apañarme un buen aperitivo. Pues a trabajar, luego paciencia y luego a limpiar.

Ingredientes:

Elaboración:


En un frasco ponemos una capa de sal gorda con laurel, bayas de pimienta negra y un clavo. Versión de la familia valenciana. Si solo usamos sal tenemos la versión de la familia de mi madre, León. Sobre esta capa de sal disponemos ordenadamente los boquerones con cabeza y tripa, sin limpiar. Otra capa de sal y así sucesivamente hasta que llenemos el frasco. acabar con una capa de sal. Cerrar nuestro frasco.


Las mantenemos en un lugar fresco y oscuro. Pasadas 2 semanas, un mes y mes y medio. Fijaros como la sal va deshidratando los pececillos y se va poniendo húmeda.


A los dos meses y dos meses y medio. Llegado este momento el nivel de sal ha bajado al diluirse en el agua. Momento de añadir sal. La última foto es a los tres meses. A partir de aquí se pueden sacar, pero es recomendable esperar a los seis meses. Cuanto más tiempo las dejemos más oscuras nos saldrán.


Las sacamos y lavamos para quitar la sal. Sacamos los lomos y las lavamos bien. Quitamos las espinas de las ventrescas con unas tijeras de cocina. Hay que probarlas y lavarlas hasta que nos agrade su punto de sal. Las extendemos sobre papel absorbente y las cubrimos con el mismo material para que se sequen.


Las tenemos secas. Colocamos en un plato algo hondo o en un recipiente rectangular y las cubrimos de aceite. De ahí a la nevera. Aguantan bastante tiempo.


Y aquí las tenemos con berenjenas en salmuera, en versión Hildas, con boquerones en vinagre, los famosos matrimonios y como no, sobre un buen queso curado o semicurado.

Una de las tapas o aperitivos por excelencia en nuestro país. Son famosísimas las Hildas o las anchoas sobre un lecho de tomate rallado salpimentado. Todos las conocéis y todos las habéis degustado. No hay más comentarios. Buen provecho a tod@s.